Sillas de Oficina Baratas Cashoffice Tienda Online

Cómo sentarse correctamente en una silla de oficina

Debido a las largas horas que pasamos sentados en una silla de oficina, debemos saber cómo sentarnos correctamente en las sillas, ya que una mala postura sentado puedo influir negativamente  en nuestra salud. Si pensáramos en los movimientos que hacemos durante esas horas sentados en sillas de escritorio, nos alejamos, acercamos, cruzas las piernas, te deslizas por el asiento… Seguramente puedes contar con una mano las veces que estás sentado correctamente en tus sillas de oficina. Pero, no solo una buena postura sentado es primordial para no sufrir dolores de espalda, también es fundamental contar con una silla de escritorio ergonómica que se adapte a nuestras necesidades.  Sentarse en una silla de oficina correctamente puede marcar la diferencia y evitar posibles lesiones por malas posturas, por ello en este post te damos varios consejos sobre cómo sentarse correctamente en una silla de oficina para trabajar o cómo sentarse bien en clase o cómo sentarse correctamente para estudiar.

Cómo sentarse correctamente en una silla de oficina

 

Barbilla y cuello recto

Es esencial que mantengamos la cabeza lo más recta posible y siempre mirando al frente para mantener una buena postura mientras trabajamos sentados en una silla de oficina ergonómica. Esto hará que nos evitemos lesiones en los hombros o en el cuello. Se acabó el sentarse de lado como si estuviéramos en el sofá de casa.

Para ayudarnos a conseguir esta postura podemos fijar la pantalla del ordenador a una altura adecuada que nos llegue a la altura de los ojos. Igual que nuestra mesa, que debe estar totalmente recta en concordancia con la pantalla del ordenar.

Espalda completamente apoyada en el respaldo de la silla de oficina

Otro de los puntos para mantener una buena postura a la hora de sentarnos en una silla de oficina y no tener lesiones en la espalda, es mantener esta totalmente apoyada en el respaldo del asiento, formar un ángulo de 90 grados entre las piernas y la espalda creará una posición correcta, con la espalda apoyada en la silla.

Por todo ello, es importante que a la hora de elegir nuestra silla de oficina, pensemos en nuestras necesidades y sobretodo que sea ergonómica. Los benéficos de una silla ergonómica.

Mantener los pies sobre una superficie

Si mantenemos los pies apoyados en una superficie hará que nos sea más fácil mantener una postura recta en nuestra silla de escritorio. Esto nos ayudará a tener la musculatura de las piernas relajadas, evitando tensiones.
Podemos regular la altura del asiento para asegurarnos que los pies están descansando completamente en el reposapiés.

No cruzar las piernas

Sentarse en una silla de oficina correctamente implica tener las piernas rectas y apoyadas completamente en una superficie, sea el suelo o un reposapiés.
Si tenemos las piernas cruzadas durante mucho tiempo podemos empezar a experimentar una sensación de hormigueo. Además, también puede verse seriamente afectado el nervio ciático, lo que puede provocar dolor en la zona interior de la pierna.

Regula el apoyabrazos y apoya los brazos

Si pretendemos evitar posibles dolores de espalda, debemos asegurarnos de tener los brazos bien apoyados, ya sea en los reposabrazos de nuestra silla ergonómica o bien en la mesa de escritorio. Estos puntos son también claves sentarse en una silla de oficina correctamente y evitar posibles dolores de espalda u otras lesiones.

Hablando de los reposabrazos, debemos adaptarlos para que estén con la altura de la mesa. Así, vamos a conseguir que los brazos formen un ángulo de 90º tal y como sucede en el caso de las piernas.

Con los brazos en correcta posición podremos manejar el teclado y ratón con mayor rapidez y efectividad.

La altura del asiento la clave para saber cómo sentarse en la oficina

La base de una óptima postura en una silla de oficina es ajustar adecuadamente la altura del asiento. Se trata de uno de los ajustes más importantes ya que el mismo influye en los demás ajustes así como en la posición de todo nuestro cuerpo.

Debemos regular la altura del asiento de modo que nuestros pies estén perfectamente apoyados en el suelo y las piernas formen un ángulo de 90º respecto al asiento. Con esto conseguimos un buen apoyo de los muslos y que las piernas tengan una posición ni demasiado tensa ni demasiado relajada.

En cashoffice contamos con una amplia gama de sillas de oficinas ergonómicas que te ayudarán a mantener una postura correcta y así evitar posibles lesiones.